Bombas de Semillas: una forma de agricultura natural y forestación divertida

0
33
Edición ENCONTEXTO – Fuente: Bombas de Semillas – Filo News – Agroinformación – Veo Verde – La huertita de Toni – Foto por Herder3/CC BY-SA 3.0

Es una técnica de sembrado natural antiquísima, redescubierta por el agricultor, biólogo y filósofo japonés Masanobu Fukuoka, quien la puso en práctica durante décadas.

Los ánimos están caldeados en muchas partes del mundo. La guerra se ha apostado, con su inevitable ridiculez y sus dramáticos costos para los inocentes, ya sean personas, animales o los mismos hábitats. Por otro lado, la protesta pública también se ha activado, causando estragos, tanto por parte de la represión, como por la del clamor de un sector de la población más radical.

¿Aburridos de bombas lacrimógenas, objetos incendiarios, piedras, barricadas tóxicas, lanzaguas que malgastan el recurso, caballos y perros puestos en peligro y todo el arsenal para repeler las demandas populares, o bien, para generar violencia como poder de las masas? Hay una forma efectiva y pacífica de hacerle la guerra al baldío, al negligente habitar en la fealdad: la bomba de semillas.

Si bien no dará mejores condiciones a los estudiantes, cesantes y trabajadores (las marchas e “incidentes” parecen tampoco surtir ningún efecto), habrá mejores condiciones ambientales y bienestar, ya que las áreas verdes aumentan nuestro sentimiento de felicidad.

Las bombas de semillas se componen de tierra, arcilla, repelente y fertilizantes naturales, más la o las especies de semillas seleccionadas. Con esta mezcla especial, estarán listas para germinar donde sea lanzada o puesta: sólo debes cuidar que no le falte el riego y que tenga luz suficiente, un mínimo de 4 horas de sol al día.

Aprende a hacer una “Bomba de Semillas”, es simple

Materiales

  • Arcilla roja
  • Tierra o Compost
  • Semillas
  • Agua

La Técnica

Mezclamos 10 partes de tierra con 1 parte de arcilla. Añadir poco a poco el agua, mientras vamos amasando con las manos, hasta que nos quede una masa moldeable.

Extendemos la masa y añadimos las semillas de manera uniforme por la superficie. Se vuelve a amasar todo y hacemos pequeñas bolitas del tamaño de una pelota de golf. Las dejamos secar al fresco y sin luz directa del sol.

¡Y ya están listas! Simplemente, las tiramos donde queremos que germinen.

La arcilla juega un papel importante en esta técnica pues, con las primeras lluvias, retiene el agua y, en poco tiempo, comienzan a germinar las semillas. Además, la tierra las protegerá de las aves que se las podrían comer.

Podemos usar las bombas de semillas, tanto para plantar en alguna zona de la huerta que sea difícil excavar, o para repoblar zonas con especies autóctonas. Y, si vives en la ciudad, puedes probar en terrenos o parterres, en que no parece que vaya a crecer nada nunca.

Recuerden que no se debe plantar en entornos naturales semillas que no sean propias de la zona, pues pueden alterar el equilibrio del ecosistema.

El novedoso método tailandés para crear bosques desde cero

Esta novedosa técnica permite plantar 900 mil árboles por día. ¿Cómo lo lograron?

Tailandia es un país paradisíaco que está ubicado en el sudeste asiático, famoso por sus playas y cultura; esta nación promete toda una revolución verde para crear bosques desde cero, de una manera rápida y extraordinaria.

La idea es bombardear semillas desde aviones.

El primer lugar donde se puso en práctica este método fue en la región de Phitsanulok, en una superficie de -aproximadamente- 800 hectáreas. Las bombas, en este caso, contienen semillas de árboles locales, envueltas en una mezcla de tierra, arcilla y abono, que facilita la germinación y el crecimiento de la planta.

En un mundo donde se tala cada día más, sin tener conciencia del daño profundo y terrible que le ocasionamos a la naturaleza, al medio ambiente, a los animales y a la misma vida del hombre, una propuesta como ésta, busca plantar y replantar árboles, que son los principales responsables de purificar el aire y de bajar la temperatura de los ambientes. Durante los próximos cinco años, los resultados de esta acción serán monitoreados y los responsables piensan que empezarán a verse importantes cambios en el lugar, a comienzos de 2018.

Pero Tailandia no es el único país que está empleando esta técnica de forestación en el mundo.

Bombas de semillas contra la desertificación

Y nos vamos al viejo continente, para conocer el caso de Águilas, en Murcia, España. Un helicóptero lanzó, en agosto de este año, 8.000 bombas de semillas sobre los montes de Águilas, en Murcia, para repoblarlos con especies, como pinos y algarrobos y así evitar el avance de la desertificación. La iniciativa se llama Bosques para Águilas y las bombas, bolas formadas por arcilla y humus y rellenas de semillas, fueron realizadas en noviembre y diciembre, por alumnos de primaria y secundaria de la ciudad.

En su elaboración han participado unos 3.500 estudiantes, a los que se han sumado los usuarios del centro ocupacional Urci, de la asociación Alzheimer y los dos grupos scout de la localidad. El lanzamiento de estas bombas de semillas ha comenzado sobre la sierra de La Pinilla y montes próximos, una de las escasas zonas con bosque de pino carrasco que tiene el municipio y que ha sido gravemente afectada por la plaga del barrenillo.

Las bombas, que serán esparcidas por lugares de difícil acceso por tierra, son autosuficientes y reducen la necesidad de fertilizantes químicos, pues los materiales que las componen evitan su deshidratación por una posible exposición prolongada al sol y proporcionan la protección necesaria frente a aves, insectos y otros animales.

Además, son el sustrato necesario para que se produzca su germinación en el mejor período, ya que la arcilla permanecerá dura, mientras el ambiente sea seco; pero, en el momento en el que caiga la lluvia, comenzarán a coger agua y junto al humus, que proporciona los nutrientes, formarán una capa húmeda, que permitirá germinar a las semillas.

Su gracia recae en que no se requieren conocimientos previos de jardinería. Es tan simple como echarlas y dejarlas crecer. Y se pueden armar, incluso, en plan familiar, con padres e hijos, o con amigos.

Es una técnica que se puede desarrollar en cualquier lugar, entre adultos y niños. Todos y donde sea, podemos guerrear por un mundo más verde.

No hay comentarios