El Louvre de Abu Dabi: donde se conjugan los petrodólares y el arte

0
134
Foto por Gabriel Jorby/CC BY-ND 2.0
Edición ENCONTEXTO – Fuentes: El País – Wikipedia

El primer “museo universal del mundo árabe”, diseñado por Jean Nouvel, ve la luz en el desierto y abre sus puertas, 10 años después del acuerdo entre el Gobierno francés y el emirato.

El rictus de extrañeza de Van Gogh parecía acentuarse en la sala del Louvre de Abu Dabi, en la que uno de sus autorretratos, pintado en 1887, ejerce de atracción principal. Tal vez se estuviera haciendo la pregunta del gran viajero Bruce Chatwin: “¿qué hago yo aquí?”, mientras unos 300 periodistas recorrían el interior de la última creación del arquitecto Jean Nouvel, en el día de su presentación al mundo. Tras la visita del presidente francés,  Emmanuel Macron, el museo abrió sus puertas al público el 11 de noviembre, tras 10 años de espera y cinco de retraso sobre el plan inicial, y un costo de construcción de más de 500 millones de euros.

Paseando por sus dependencias, donde todo huele a nuevo, es inevitable pensar que la cultura de la franquicia artística cruza esta semana un nuevo Rubicón. Lejos de su contexto occidental… ¿tiene sentido una pintura de Mondrian, primera obra que el museo adquirió en 2009, para su colección permanente? En opinión de Manuel Rabaté, director de la sucursal en el emirato, el mismo que cuando Napoleón se llevó de regreso de su campaña egipcia, a finales del siglo XVIII, un montón de piezas de arte que acabaron en el acervo del museo del Louvre, el más visitado del mundo, con 7,3 millones de entradas vendidas en 2016.,

Algunas de esas obras hacen ahora el viaje de vuelta a la región, cruzando los Alpes, junto al célebre retrato del emperador, de autoría de Jacques-Louis David. “¿No ha sido siempre ese intercambio de objetos, el que ha regido la historia de los museos?”, se ha preguntado Rabaté, después de una abarrotada conferencia de prensa, en la que se agotaron los superlativos: “un día histórico”, “el más ambicioso proyecto del siglo XXI”, “un evento que será recordado durante generaciones”.

Casi toda la atención y los flases fueron para la majestuosa cúpula -de 180 metros de diámetro y 7.500 toneladas- que cubre el complejo, construida, como el resto del centro, por la empresa española SANJOSE en alianza con Arabtec. La celosía, perforada por estrellas de formas irregulares, deja entrar el sol, creando reflejos caprichosos en el patio, en torno al que se articula el museo. En un día con temperaturas por encima de los 30 grados, se han agradecido las corrientes de aire que la estructura propicia.

El efecto buscado es el de un ágora, ha explicado Nouvel. A su alrededor se levantan los 55 cubos blancos que albergan las galerías, el restaurante y el resto de las zonas comunes. “Quiero pensar en el conjunto, como en una medina árabe, con sus calles estrechas que separan las casas”, añadió el arquitecto, que defiende -como estrategia- la mimesis con las tradiciones constructivas del lugar, frente a los edificios que caen como paracaidistas.

Siendo justos, la construcción, que se antoja pequeña cuando uno se acerca a ella desde la ciudad y crece una vez en el interior, se asemeja más a un ovni. Y cumple con creces su primera función: la celosía ya es símbolo del edificio, ubicuo en folletos, en bolsas de tela y en las señales de tráfico que indican el camino hacia la isla de Saadiyat, donde el recién estrenado icono de este nuevo mundo de rascacielos, autopistas y otros espejismos del desierto, se yergue en mitad de un no-lugar, donde todo: aparcamientos, jardines y otros museos, como el postergado Guggenheim de Abu Dabi, está aún por terminarse.

“El primer museo universal del mundo árabe”, según reza el eslogan, propone desde el punto de vista museológico, una lectura de inevitable sesgo francés de la historia del arte, el poder transformador del viaje, las civilizaciones y la globalización. El recorrido, compuesto por unos 600 objetos (la mitad, préstamos franceses y la otra mitad, de la incipiente colección permanente), está señalado por una museografía en la que no se han ahorrado materiales costosos y que, a ratos, se hace un tanto kitsch (¡ay, esas vitrinas triangulares!)

El relato arranca en el año 6.500 a. c., fecha de un busto monumental bicéfalo, hallado en el yacimiento jordano de Ayn Ghazal, y termina hoy mismo, en la forma de un bajorrelieve de inspiración mesopotámica, creado para el centro, por la artista de los mensajes lumínicos, Jenny  Holzer. La ordenación es doble, cronológica y temática, y las salas se suceden distribuidas por asuntos, como: la cosmografía, el nacimiento de los primeros imperios o la creación del mundo moderno.

Atraer, al estilo del Guggenheim de Bilbao, a los pudientes miembros de la tribu global del turismo cultural, es uno de los objetivos declarados de la institución.

Todo tiene una clara intención pedagógica, tal vez porque, como ha argumentado la subdirectora del museo, Hissa Al Dhaheri, se trata “también de generar una comunidad de amantes del arte en Abu Dabi, hasta ahora muy modesta”.

Entre las obras llegadas gracias al acuerdo gubernamental entre el emirato y Francia, destacan pinturas de Manet, Leonardo Da Vinci o Rothko, esculturas de Ramsés II o Giacometti y fotografías de Man Ray. Las piezas se quedan durante un año, antes de ser reemplazadas por otras nuevas, enviadas desde París.

Tiene efecto de museo totalizador en miniatura, en cuyas últimas salas se hace evidente otro de los grandes males del arte de nuestro tiempo: la uniformidad de la nómina de artistas seleccionados. Un Yves Klein aquí, un Smithson allá o un Ai Weiwei un poco más lejos, pugnan por la atención del visitante. El conjunto es, al mismo tiempo, un final y un principio de lo que la sucursal de Abu Dabi persigue, según Jean-Luc Martinez, presidente del Louvre original: “Contar cómo hemos llegado a esto, a través de las interconexiones culturales que se han dado a lo largo de la historia de la humanidad”. 

Por suerte o por desgracia, ni Van Gogh ni Chatwin están entre nosotros para corroborarlo.

Acuerdos y préstamos millonarios
El acuerdo entre Abu Dabi y Francia, firmado en marzo de 2007, incluye el permiso para usar el nombre del Louvre durante 30 años y seis meses, así como la obligación de prestar obras para las galerías del nuevo museo durante 10 años, en una cantidad que irá decreciendo de las 300 actuales, según vaya aumentando su colección permanente, que ya cuenta con más de 600 piezas. El Louvre de Abu Dabi tiene derecho a préstamos para exposiciones temporales durante 15 años. Por todo ello, se acordó el pago de unos 1.000 millones de euros.
El Louvre de Abu Dabi es el primero de los grandes proyectos terminados en la isla de Saadiyat, con la que el emirato pretende incentivar el turismo cultural. Se prevé la construcción de una sucursal del Guggenheim, diseñada por Frank Gehry, así como el Museo Nacional Zayed, obra de Norman Foster. Para este centro, el emirato había firmado una colaboración con el British Museum, que la institución londinense dio por terminada en octubre. Ambos proyectos han sufrido graves retrasos.

No hay comentarios