La Unión Europea y Trump: una relación en crisis

0
129
Redacción y Edición ENCONTEXTO Fuentes: Juan Carlos Faidutti – HispanTV, Nexo Latino – Wikileaks – Infobae – La Razón – El Mundo
Foto por Michael Vadon/CC 4.0

A la Unión Europea (UE) se la define como una comunidad política de derecho, constituida en régimen sui géneris de organización internacional, nacida para propiciar y acoger la integración y gobernanza en común, de los estados y los pueblos de Europa.

Está compuesta, actualmente, por veintisiete estados europeos y fue establecida con la entrada en vigor del Tratado de la Unión Europea, el 1 de noviembre de 1993; y, el 1 de diciembre de 2009, con el Tratado de Lisboa, la Unión Europea (UE) asumió su personalidad jurídica única como sujeto de derecho internacional.  

La UE se rige por un sistema interno en régimen de democracia representativa. Sus instituciones son siete: el Parlamento Europeo, el Consejo Europeo, el Consejo, la Comisión Europea, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, el Tribunal de Cuentas y el Banco Central Europeo.  Y ha desarrollado un sistema jurídico, político y económico, único en el mundo, conocido como el comunitario europeo, que ha evolucionado hasta conformar, en la actualidad, un modelo de integración.

En 2012 la Unión Europea ganó -por unanimidad de todos los miembros del jurado-, el Nobel de la Paz, por su contribución al avance de la paz y la reconciliación, la democracia y los derechos humanos en Europa, durante seis décadas.

Hoy, ese modelo tambalea y corre riesgo de resquebrajarse, pues algunos países que lo conforman consideran que no se han cumplido con los objetivos que originaron su creación. 

Los problemas comenzaron a sentirse con fuerza, con la invasión de ciudadanos musulmanes que, huyendo de las matanzas por los enfrentamientos en Medio Oriente, sobre todo en Siria y exponiendo sus vidas, empezaron a cruzar el Mediterráneo para alcanzar las costas de Italia y Grecia y lograr repartirse en varios países, especialmente, en Alemania y Francia.  En el caso alemán, la actitud humanitaria casi le ha costado el puesto a su Canciller, la señora Merkel,  pues, además de abrir sus puertas, pidió que otros países europeos auxiliaran a los refugiados.

Luego vino la separación del Reino Unido, el Brexit, un golpe bajo para la Unión Europea, cuyo proceso se está coordinando, que ha generado muchas expectativas y zozobra y ha despertado el nacionalismo de otros estados que quieren seguir el mismo camino. Este año habrá elecciones en varios países de la Unión Europea, como es el caso de Francia, donde el próximo 7 de mayo, se definirá en segunda vuelta, si gobernará el centrista Emmanuel Macron quien, de acuerdo a las encuestas, lleva la delanteraen la preferencia electoral, o la líder del Frente Nacional, de extrema derecha, Marine Le Pen, partidaria de la salida de su país, de la Unión Europea.

Y, como si eso no fuera suficiente,  está el enfrentamiento con Rusia, por la invasión de Crimea y la decisión de Ucrania de unirse a la UE.

En otro continente, con la llegada de  Trump a la presidencia de los Estados Unidos, surge otro problema que no se sabe hasta dónde llegará, por la poca simpatía que éste ha demostrado para su aliada de los últimos tiempos, la UE. Trump quiere retirarse de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte). Su argumento: que los europeos tienen que ver cómo se defienden, ya que el aporte que hace Washington para su mantenimiento es bastante alto.

Trump no oye consejos y piensa que el país puede ser manejado como sus empresas, por tanto quiere deshacerse de todos los tratados de libre comercio, hasta revisar si ellos favorecen los intereses de su país. Además, la negativa de aceptar el ingreso de musulmanes y su política nacionalista contra los inmigrantes es casi una bofetada para lo que está haciendo Europa con los refugiados.

Trump empieza a remecer la política internacional; y a los problemas de la multiplicación de guerras, calificadas como una “tercera guerra mundial en partes”, pueden sumarse otros conflictos, posiblemente de mayor gravedad.

Pero, ya hay reacción europea. La Unión se prepara y en la cumbre de Valeta, capital de la isla de Malta, a donde asistieron los líderes europeos, ellos denunciaron la arrolladora ofensiva anti-UE del presidente norteamericano, a la que acusaron de total “falta de respeto”.

Terminantes fueron las palabras de Hollande, aun presidente  de Francia: “Lo que está en juego es el destino de Europa”. “No se puede aceptar que, a través de ciertas declaraciones del presidente de Estados Unidos, haya una presión sobre lo que debe o no debe ser Europa”.

Hollande agregó: “Nuestra relación con Trump no tiene futuro, si los europeos no actuamos unidos. Somos socios. Debería haber cierto respeto. No construimos Europa para dividirnos, ni estar contra Estados Unidos”.

En dicha Cumbre hasta se llegó a sostener que los Estados Unidos de Trump representaban para Europa una “amenaza externa”, tan grande, como Rusia, China o el extremismo islámico.

A esto se agregan algunas incógnitas:

  1. ¿Qué actitud tomará China al cerrarse su mercado con Estados Unidos? Trump ha dicho que primero es lo estadounidense.   Aunque a veces pareciera que éste busca a China como aliado o vice versa, dependiendo de las circunstancias y los escenarios.
  2. ¿Seguirá Corea del Norte con su afán de preparar misiles atómicos que lleguen al continente americano? En este sentido, China ha pedido a Estados Unidos una acción conjunta para controlar esto y evitar un desastre mundial, que afectaría a todos.
  3. ¿Qué efecto tendrá la oposición de la prensa y el poder judicial, sobre la medida de expulsar a los ilegales mexicanos?  Y ¿qué repercusiones tendrían estas medidas en el desarrollo económico del país del norte?
  4. ¿Se mantendrán las buenas relaciones con Rusia, a pesar de la incursión de Estados Unidos en Siria?  Este hecho fue considerado como una acción de doble moral y traición, al haber violado la tregua y los acuerdos en este sentido; y, luego del ataque, haberlo calificado de una equivocación, para justificarlo.

Toda esta situación convoca la atención mundial.  Las Naciones Unidas, a través de su Consejo de Seguridad, sigue su desarrollo con preocupación, por el irrespeto a las discusiones y decisiones tomadas en su seno, por parte de Trump.  

Los países del mundo, que tienen estrechas relaciones comerciales, económicas, políticas y de todo orden, tanto con la Unión Europea, como con Estados Unidos, ven diversas situaciones de peligro que se ciernen sobre ellos, de continuar la tensión, por las repercusiones que pudieran tener.

Quizá el más grande peligro sea la altísima volatilidad del actual Presidente de Estados Unidos y sus continuos cambios de humor, que no permiten predecir un desenlace y, menos aún, estar preparados para enfrentarlos.

Son  muchas interrogantes de difícil respuesta.  Sumado a sus propios conflictos internos, la relación entre Estados Unidos y la Unión Europa, sigue en riesgo y enfrenta la crisis creada. 

No hay comentarios

Dejar respuesta