Síndrome del Canal Carpiano: una dolencia que hay que entender

0
105
Edición ENCONTEXTO – Fuente: El Observador – Alejandro Badia, MD, FACS, Cirugía de la Mano y Extremidad Superior Badia Hand to Shoulder Center – www.drbadia.com

Se lo conoce, normalmente, como una “enfermedad de oficio”, pues se asocia con actividades, como la mecanografía o las labores en la línea de montaje de fábrica, pues el dolor se manifiesta en las manos. Sin embargo, la opinión pública se equivoca y la realidad es otra.

La causa no es el uso del teclado; aunque sí existe alguna predisposición a este padecimiento; las actividades repetitivas, como la mecanografía, pueden agravarlo.

“Síndrome del Canal Carpiano” significa que existe una compresión del nervio Mediano de la mano. Este nervio está situado dentro de un túnel, cuyas paredes inferiores y laterales están formadas por los huesos carpianos. La pared superior la forma una estructura llamada “ligamento carpiano transversal”.

Además del nervio, hay nueve tendones que le dan flexión a los dedos y revisten el canal. Cuando la membrana que cubre a estos tendones se inflama, la reducción del espacio, provoca la compresión del nervio central, que es la que produce los síntomas del Síndrome del Canal Carpiano.

Los síntomas más frecuentemente relacionados con el Síndrome del Canal Carpiano, son: entumecimiento y hormigueo de la mano, que usualmente comienza en la noche. Se siente dolor y debilidad en la mano, especialmente, en el dedo pulgar. Si se deja que progrese sin tratamiento, durante mucho tiempo, puede llegar a atrofiarse el músculo en la base del pulgar. Además de los síntomas físicos del Síndrome del Canal Carpiano, el diagnóstico se puede confirmar, fácilmente, con un estudio de conducción del nervio, que mide la velocidad y latencia de los impulsos nerviosos a través del nervio central de la muñeca, y le ayuda al médico a descifrar si el paciente sufre de una compresión del nervio mediano.

La condición es más común en las mujeres de edad madura, con frecuencia peri-menopáusica, y puede ser causada por condiciones crónicas, como la diabetes, gota o enfermedades de la tiroides. Y en las mujeres, durante el tercer trimestre del embarazo. Si en caso la persona es ajena a todas estas condiciones, se dice que la causa es idiopática: causada por un proceso desconocido.

El Síndrome del Canal Carpiano está relacionado con condiciones, como: tendinitis en los dedos, dedo de gatillo o tendinitis en la muñeca. La tendinitis DeQuervain, por ejemplo, provoca dolor en la muñeca en la base del dedo pulgar.

El tratamiento para este Síndrome con frecuencia se concentra en disminuir la inflamación de los tendones, con inyecciones de esteroides, como la cortisona, dándole así más espacio al nervio mediano en el Canal Carpiano. El tratamiento más común sin uso de medicamentos o las odiosas inyecciones, es el de entablillar la mano durante la noche impidiendo el movimiento de la muñeca, mientras uno duerme.

Los síntomas aumentan de noche, porque la posición de la mano está al mismo nivel que la del corazón, lo que produce una colección de líquido en los tejidos blandos dentro del canal, además de cambios hormonales bastante complejos, que pueden aumentar la retención de líquido durante la noche. Algunos investigadores opinan que, una alta dosificación de vitamina B-6 pudiera actuar como un diurético y disminuir líquido en el Canal Carpiano, aliviando los síntomas. Si la compresión es suficientemente severa y el paciente no responde a los tratamientos conservadores, el próximo paso sería la cirugía, de la cual, el público y los medios en general, también tienen poco entendimiento. Son muchos los rumores que hay sobre el resultado de este procedimiento, hasta el colmo de pensar que perderán el uso de la mano, si hay cirugía. La verdad es que la cirugía es de gran éxito y, verdaderamente, un procedimiento muy simple: se hace una incisión dividiendo el ligamento que cruza la parte superior del túnel, aumentando el espacio en el Canal Carpiano, y permitiendo al nervio mediano funcionar mucho mejor.

El más reciente adelanto en el tratamiento del Síndrome del Canal Carpiano, que se emplea en el Miami Hand Center, se llama “alivio endoscópico”. En este procedimiento, se hace una incisión de menos de un centímetro en el pliegue de la muñeca y se inserta un endoscopio con una pequeña cámara, lo que le permite al cirujano, ver dentro de la mano y hacer la división necesaria en el ligamento, sin la necesidad de una incisión de mayor tamaño. No hay que confundirlo con cirugía láser, ya que utiliza la tecnología de fibras ópticas, permitiendo al cirujano operar “de dentro hacia fuera”: hay incursión de los tejidos blandos y el dolor después del procedimiento, si lo hay, es mínimo. La principal ventaja de esta técnica no es solamente eliminar la “desagradable cicatriz”, sino disminuir el tiempo de recuperación, lo que le permite al paciente regresar lo más pronto posible a sus labores.

Los resultados del alivio endoscopio del Síndrome del Canal Carpiano, a largo plazo, son excelentes. Son muchos más beneficiosos que los tratamientos conservadores. Los pacientes apenas llegan a quejarse de un ligero dolor en la palma de la mano, cuando la apoyan sobre una superficie dura, pues son mínimas las complicaciones o el dolor después del procedimiento.

La clave para entender el Síndrome del Canal Carpiano es el contemplarlo como “un nervio comprimido en la muñeca”, que produce síntomas como entumecimiento y hormigueo.

Existen muchas otras condiciones de la mano y la muñeca, que tienen que ser evaluadas por un cirujano especializado en esos problemas, como un especialista en medicina de rehabilitación o un neurólogo. El Síndrome del Canal Carpiano es fácil de diagnosticar y tratar, cuando el diagnóstico lo hace un médico capacitado.

Si tiene dolor en la mano, no renuncie a su empleo; mejor, decídase y llame al Badia Hand to Shoulder Center, en Miami. Son especialista y le librarán de ese dolor innecesario.

No hay comentarios