Terror en las Ciudades: nadie está a salvo

0
62
Redacción y Edición ENCONTEXTO – Fuentes: BBC – CNN – actualidad – Clarín – El Confidencial – Análisis de Chris Cillizza, editor colaborador de CNN

Poco a poco se empieza a delinear la figura de Stephen Paddock, autor del tiroteo de Las Vegas, la peor matanza en la historia contemporánea de Estados Unidos, con -al menos- 58 muertos y alrededor de 500 heridos.

Las investigaciones policiales señalan a Stephen Paddock, de 64 años, quien, desde una habitación del piso 32 del Hotel Mandalay Bay, abrió fuego contra una multitud, durante un concierto de música country, que se daba al aire libre, frente al hotel. Después de cometer la matanza, Paddock se suicidó. Aparentemente, era un hombre enfermo, un demente con un montón de problemas. Su hermano Eric se mostró completamente atónito ante el ataque y dice no entender què pudo haber motivado a su hermano a cometer esta atrocidad, que constituye el ataque más mortal en la historia reciente de Estados Unidos.

El hombre era un rico contador retirado, quien acostumbraba hacer altas apuestas en los casinos. Se mudó a Mesquite en 2013, luego de vivir en la capital de Nevada, Reno. Tenía licencia para volar aviones pequeños y poseía dos aeronaves. No tenía antecedentes criminales. Sin embargo, el comando de SWAT -fuerza especializada en uso de armamento militar- ingresó a la habitación y encontró un arsenal de 23 armas de fuego. Otras 19 armas, así como diferentes explosivos y municiones, fueron halladas en una búsqueda policial en la casa de Paddock en Mesquite, Nevada, una localidad de jubilados, ubicada a 130 km de Las Vegas.

David Famiglietti, de la Armería New Frontier, dijo que Paddock había comprado armas de fuego en su tienda en North Las Vegas, la primavera pasada, cumpliendo con todos los requisitos estatales y federales, incluyendo la verificación de antecedentes del Buró Federal de Investigaciones, FBI.

Sin embargo, estas armas no pudieron haber hecho tanto daño, sin antes pasar por modificaciones”, dijo Famiglietti.

El autodenominado Estado Islámico (EI) reivindicó el atentado, sin ofrecer pruebas; sólo señalando -en su comunicado- que el atacante de Las Vegas se había convertido al Islam hacía unos meses, adoptando el nombre de Abu Abdul-Barr al-Amriki. El FBI no ha verificado esto, ni ha encontrado relación alguna con organizaciones extremistas.

Es más, lo consideran un “lobo solitario”.

Una mujer, identificada como Marilou Danley, primero fue catalogada como persona de interés, al descubrir que había recibido US$100.000 de Paddock, en Filipinas, donde se encuentra al momento. Su relación con el atacante está siendo investigada, pues vivía con Paddock como su novia, en el conjunto residencial Babbling Brook Court, de Mesquite, Nevada. El alguacil Joe Lombardo fue tajante al señalar que la investigación no se detenía porque Paddock hubiera muerto.

El hermano del atacante dijo a los medios que Stephen acostumbraba viajar a Las Vegas para apostar y asistir a conciertos; en días recientes gastó decenas de miles de dólares en las apuestas. “No hay ninguna razón para que él hiciera esto. Era sólo un tipo que jugaba póker, tomaba cruceros y comía burritos”, dijo Eric Paddock.

El atacante había hecho dinero a través de negocios con apartamentos de su propiedad, que manejaba en colaboración con su madre. De acuerdo a su familia, no había mostrado ningún signo de tener problemas financieros. Diane McKay, una antigua vecina de Paddock lo recuerda como un apostador profesional, de personalidad hostil, extraño y reservado: “Era como vivir junto a nadie”, señaló.

El contratista de defensa, Lockheed Martin, dijo que Paddock trabajó una vez para una de sus compañías predecesoras, hace tres décadas. Quizá fue entonces cuando adquirió las destrezas con las armas que mostró para realizar la masacre.

Pero su historial impoluto sólo genera dudas: ¿por qué?

La sorpresa fue encontrar a su padre, Patrick Benjamin Paddock, en la lista de los más buscados del FBI, en la que estuvo por algún tiempo, por robo de bancos con armas de fuego.   Había sido diagnosticado como psicópata, con tendencias suicidas, armado y peligroso; se lo conocía por los sobrenombres de “Old Baldy” y “Big Daddy”. Fugó de una prisión de Texas. En la ciudad de San Francisco cometió, al menos, otro robo de un banco. En 1977 fue arrestado nuevamente en el estado de Oregón, donde había cambiado su identidad a Bruce Werner Ericksen. Murió en 1998.

La realidad de las armas en Estados Unidos

El estado de Nevada, donde se encuentra la ciudad de Las Vegas, tiene una de las regulaciones de armas más flexibles del país. El estado no pide licencias para comprar armas de fuego, ni que estén registradas, y el número que se puede tener por persona, es ilimitado.

Para las armas automáticas y ametralladoras, la legislación es levemente restrictiva: son legales en todo el estado, pero deben estar registradas y tienen que estar en conformidad con las leyes y regulaciones federales. Los silenciadores también caen bajo esta regulación. Además, Nevada no prohíbe la transferencia de armas automáticas, rifles calibre 50 o de munición de gran capacidad. Portarlas a la vista es legal en todo el estado, por lo que se puede circular con un arma enfundada en la cintura.

Esto podría ser un dato no menor, ya que, debido a la cantidad de heridos, es muy probable que el tirador haya usado un arma automática. “Había unas 30.000 personas en un espacio reducido, así que el atacante sólo tuvo que apuntar al centro y apretar el gatillo”, así lo aseguró James Gagliano, agente retirado del FBI.

Los activistas que se oponen a esta política abierta de portación y uso de armas, cuestionan las leyes estatales. El año pasado tuvieron una pequeña victoria, al aprobar una resolución que pide chequeos de antecedentes para todas las ventas en el estado.

Sin embargo, el presidente y magnate, Donald Trump, que no hace mucho cumplió 100 días al frente del Ejecutivo de EEUU, prometió a la Asociación Nacional del Rifle, NRA, su apoyo irrestricto, a cambio del prestado en la campaña de abril de este año, diciéndoles que defenderá sus intereses y que tienen un amigo en la Casa Blanca, contrario a su antecesor, Barak Obama, que abogaba por un mayor control de antecedentes a los compradores de armas en el país.

Antes de entrar en campaña, el mandatario se mostró partidario de endurecer los controles a los compradores, pero todo cambió cuando entró en política y recibió una millonaria contribución de la NRA, que se convirtió -además- en uno de los grupos ajenos al Partido Republicano, que más apoyó públicamente al magnate.

“Cada día nos enfrentamos a aquellos que tratan de quitarnos nuestra libertad, restringirla e, incluso, abolir la Segunda Enmienda de la Constitución. Debemos estar vigilantes y sé que ustedes están listos para el reto”, dijo Trump. “El asalto de ocho años contra sus derechos, por parte del Gobierno de Obama, a pesar de estar protegidos por la Segunda Enmienda de la Constitución, ha llegado a un final apabullante“, aseguró Trump, que fue ovacionado.

“Ustedes me apoyaron, y yo voy a apoyarles a ustedes ahora”, dijo Trump, que ya había participado el año pasado en esta reunión anual, aunque entonces como candidato presidencial. Ahora, aseguró, tienen el apoyo necesario desde la Casa Blanca para garantizar que no se interfiera en el “derecho del pueblo de tener y portar armas”.

La razón que esgrimió el republicano es que, si se prohibiera la venta de armas, las únicas que quedarían en las calles serían las de los “criminales armados”, circunstancia que no se producirá bajo su mandato. Durante su intervención en la convención de la NRA, el presidente Wayne LaPierre, también resaltó el apoyo que la organización le dio al ahora presidente durante su campaña, incluso en los “momentos más oscuros”.

El mandatario llegó a Georgia, en momentos en los que el gobernador del estado, Nathan Deal, se debate entre promulgar o vetar una controvertida ley que permitiría llevar armas de fuego a los campus universitarios públicos, medida similar a una que fue vetada el año pasado.

Decenas de personas se congregaron en un parque cercano al Georgia World Congress Center, donde se realizó la reunión de la NRA, para manifestarse a favor de un mayor control de las armas de fuego. Durante la protesta, los asistentes se acostaron en el césped por un periodo de 16 minutos para simbolizar que en Estados Unidos muere una persona cada 16 minutos a causa de la violencia con armas de fuego, cifra mayor a las que mueren por accidentes de tráfico. Pero la pelea por conseguir sus metas no será fácil, por la clara postura del mandatario, a favor de la NRA, declara frontal y públicamente.

Trump destacó que, en este periodo, se ha reforzado la aplicación de la ley y que uno de sus objetivos es sacar del país a la pandilla Mara Salvatrucha (MS-13), que tiene especial fuerza en El Salvador.

Dentro de este plan para acabar con las pandillas y los cárteles, Trump volvió a insistir en que levantará el muro fronterizo con México, y criticó que los demócratas digan que no es necesario, pues ha bajado de manera notable, el número de indocumentados que llegan al país, lo que están tratando de usar en su contra, según él. “Lo hemos hecho tan increíblemente bien en las fronteras, que están tratando de utilizar eso contra nosotros”, dijo.

Según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), desde que Trump ganó las elecciones en noviembre hasta marzo, ha habido 152.987 detenciones en la frontera suroeste, lo que supone un descenso del 28 % con respecto al mismo periodo del año anterior, cuando hubo 212.677 arrestos. Trump cifró en un 73% las detenciones en la frontera sur desde su elección, sin aclarar los parámetros que usó para llegar a esa cifra, y dijo que el muro serviría -además-, para acabar con el tráfico humano, el tráfico de drogas y detener a la gente mala.

La movida estratégica de la NRA sobre los aceleradores de disparos

La Asociación Nacional del Rifle, NRA, anunció sorpresivamente, hace poco, su apoyo a las regulaciones adicionales sobre los aceleradores de disparos, el mecanismo o dispositivo que el atacante de Las Vegas, Stephen Paddock, utilizó para convertir un arma semiautomática a una totalmente automática y asesinar a 58 personas. Sin embargo, “…en un mundo cada vez más peligroso, la NRA sigue enfocada en su misión: fortalecer la libertad de los estadounidenses con la Segunda Enmienda para defenderse, a sus familias y a sus comunidades”, aseguraron sus directivos.

La NRA, como se ha revelado a través de sus muchas victorias legislativas sobre armas de fuego a lo largo de los años, no es tonta. Por tanto, la decisión del grupo para aumentar una mayor regulación de los aceleradores de disparos es, claramente, un movimiento estratégico, dirigido a evitar cualquier intento más amplio o integral de control de armas.

Tal vez la NRA también está motivada por la creencia genuina de que los aceleradores de disparos son una cosa mala y necesitan ser más regulados. Pero, una organización tan políticamente consciente de sí misma, como la NRA, nunca va alejar su enfoque de su política. Consideren, en primer lugar, que la NRA está pidiendo a la Agencia de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF) maneje la cuestión de los aceleradores de disparos. ¿Por qué importa esto? Porque si ATF toma el tema, significa que el Congreso no lo tomará.

El Congreso tiene 535 miembros, cada uno de los cuales tiene ideas y estrategias sobre cómo lograr sus metas, relacionadas con las armas. Poner cualquier tipo de propuesta legislativa ante el Congreso -incluso, una con un alcance inicial muy limitado, como por ejemplo la regulación de los aceleradores de disparos-, plantea un riesgo importante para la NRA y otros actores importantes del lobby o cabildeo de armas, que mueve muchísimo dinero. Es el equivalente de abrir la caja de Pandora, no sólo en los términos en los que la legislación podría terminar quedando, sino también en términos de la atención pública que se presta a las leyes de armas.

Así que, aunque el representante Carlos Curbelo, un republicano de la Florida, se prepara para presentar un proyecto de ley sobre los aceleradores de disparos, la NRA entra y dice en esencia: “¿No es mejor que esto sea manejado por la ATF?” Es la ruta preferida para el liderazgo en ambas cámaras ahora mismo, según fuentes del Partido Republicano.

Lo que me lleva a la segunda razón principal, por la cual la NRA proactivamente se pronunció a favor de las regulaciones basadas en la ATF para los aceleradores de disparos: permite una respuesta simple y rápida a los horrores del tiroteo de Las Vegas, sin poner en peligro, ninguno de los elementos claves de lo que la NRA y sus partidarios defienden. Pero, y las víctimas y sus familiares…¿qué?

Hay una pista de ese concepto en unas frases menos citadas de la declaración de NRA: “A raíz del malvado e insensato ataque en Las Vegas, el pueblo estadounidense está buscando respuestas sobre cómo se pueden prevenir las tragedias futuras. Desafortunadamente, la primera respuesta de algunos políticos ha sido pedir más control de armas. Prohibirles a los estadounidenses, respetuosos de la ley, con base ​​en el acto criminal de un loco, no hará nada para prevenir futuros ataques, un hecho que se ha comprobado, una y otra vez, en países de todo el mundo“.

Lo que las regulaciones de aceleradores de disparos les permite hacer a la NRA, es lograr que la mayoría de los estadounidenses piense que es una medida de sentido común. La verdad es que la mayoría de los estadounidenses no tenían ni idea de cuáles eran los aceleradores de disparos, hasta antes del domingo por la noche y, mucho menos, sabían que son legales. Esta postura también permite a la NRA -y ésta es la parte más importante- estar en contra de otra medida de control de armas.

“¡Impulsamos la regulación de los aceleradores de disparos!”, la NRA responde ahora. Y esto le quita poder a las críticas -que muchos demócratas han hecho tras la masacre de Las Vegas- de que la NRA se opone a todas las medidas de control de armas y que el Congreso Republicano marcha al mismo paso de la NRA.

La estrategia de la NRA es, también, una manera de evitar el debate prolongado sobre las leyes de armas en este país. La última vez que sucedió, fue a raíz del tiroteo en Sandy Hook, a finales de 2012. Y aunque la NRA ayudó a derrotar los dos proyectos de ley de control de armas propuestos, a raíz de esos asesinatos, no fue sin una gran lucha y el gasto de considerable capital, tanto político como de otra índole. La NRA sabe que su causa es mejor presentada, cuando las armas no son un tema de debate para el Congreso o el país.

El status quo está bien con ellos. Cualquier día que la NRA está en las noticias, es un mal día para la NRA.

Pero, no se equivoquen: esta movida sobre los aceleradores de disparos, es un intento por parte de la NRA, para detener un amplio debate público sobre las armas… antes de que realmente comience en serio. Y casi seguramente funcionará. Con mayor razón, teniendo el respaldo absoluto de Trump, como presidente de los Estados Unidos.

Y aunque este caso se refiere sólo al uso de armas de fuego para causar muertes inocentes, los azotes y peligros para los habitantes de las ciudades son muchos. Y ninguna está a salvo.

Lo hemos visto ocurrir en España, Inglaterra y otros países. Lo que nos lleva a concluir que el mundo está, sencillamente, loco, que perdió su sentido del valor y respeto por la vida humana. Y, lo peor, es que parece que recién empieza.

El terror acecha en cualquier momento y en cualquier lugar. Nadie está a salvo. Simplemente, es un tema de estar en el lugar equivocado, en el momento equivocado. ¿Pero cómo saberlo con anticipación? ¡Imposible!

Dios libre y proteja a los ciudadanos de la violencia desatada en el mundo y le abra la conciencia a las autoridades que toman decisiones. Que tengan presente que, en cualquier momento, las víctimas podrían ser sus hijos y familiares. Parece que es lo único que queda. ¡In God we trust!

No hay comentarios